Centro multimedia (NAS + LibreELEC)

Dreamcore art, TV glitch. Centro multimedia NAS + LibreELEC
Dreamcore art, TV glitch

Esta guía pretende ser una referencia general para montar un centro multimedia doméstico usando en este caso un SBC con LibreELEC conectado a un NAS a través de la red doméstica. Para esta guía he pensando en un modelo QNAP para el NAS y LibreELEC montado sobre una Raspberry Pi 4B de 4GB. De este modo, el NAS queda dentro de la red doméstica o red local, conectado al router mediante un cable ethernet. La Raspberry, atornillada en su caja detrás de la TV gracias al dispositivo VESA, se conecta por un lado con el router de manera inalámbrica y por otro, mediante un cable HDMI, a la TV. Así pues, a través de la red, el dispositivo hace correr Kodi y éste, accediendo a las carpetas compartidas del NAS, puede mostrar su contenido en la TV. Este sistema está indicado para poder visualizar material que no exceda las limitaciones de la frambuesa. Es decir, si simplemente queremos reproducir material audiovisual y verlo desde el sofá, sobra. Si tenemos material grabado en cámaras especiales de 8K o frecuencias de actualización más altas, deberemos limitarnos al PC o a sistemas de visualización más avanzados como algunas SBC de Khadas.

Esta guía tiene pues dos partes. La configuración del NAS, la instalación y configuración de LibreELEC y por último, aunque opcional, la conexión de un mando digital a través de un dispositivo externo. Ambas partes pueden ser independientes. En primer lugar porque hay modelos de NAS que ya vienen con una salida HDMI y software especial para reproducir contenido o transcodificarlo. En segundo lugar, porque en ausencia de un NAS, podemos usar el SBC con LibreELEC conectado a otro medio de almacenamiento como un USB o una carpeta simple compartida en red desde nuestro PC.

El proceso es similar al que podemos usar con otros sistemas, como por ejemplo un NAS Synology conectado a otro tipo de SBC como un PINE64 RockPro64 con una imagen dedicada o un NAS casero o una simple carpeta en red desde el PC conectada a un dispositivo Amlogic con CoreELEC. Lo único que va a cambiar van a ser los menús de los distintos sistemas operativos pero la mayor parte son intuitivos y uno acceder a la configuración desde un panel central. Hay gente que prefiere usar unas TV-Box pero en este espacio nunca verá usted anunciar nada de las Big Tech y de aquellos artilugios preferidos por los FTS-B a no ser que hable de servicios que no tengan una alternativa más ética.

Parte 1. Configurando el NAS

El primer paso lógico a seguir va a ser disponer de un NAS (Network Attached Storage) configurado para poder acceder a él a través de la red doméstica. Hay muchas marcas como QNAP, Synology, Asustor, Netgear o WD. Dentro de estas marcas, cada una cuenta con sus propios sistemas operativos (QTS, DSM, ADM…) y disponen de una multitud de gamas que abarcan el uso doméstico, el profesional y el industrial. Por eso no es de extrañar que al entrar en sus páginas oficiales podamos llegar a descubrir aparatos simples con espacio para dos discos duros hasta verdaderos monstruos tecnológicos que superan los treinta slots. Hay gente que también utiliza las denominadas cajas RAID o se han montado su propio NAS utilizando un servidor casero con TrueNAS u OpenMediaVault. El debate entre caja RAID vs NAS no corresponde tratarla en esta entrada pues depende de los objetivos y las necesidades de cada uno. En mi caso, hago uso de dos dispositivos (además de los SBC como otra Raspberry), un dispositivo más liviano que he usado durante años para conectar dos cámaras de videovigilancia pequeñas en la casa y un NAS de uso doméstico que uso para guardar copias de seguridad, compartir archivos entre dispositivos y centro multimedia. Es este último el que uso de referente para esta guía.

Existen tres modos principales de acceder al NAS. El primero es el que realizamos habitualmente desde el PC que se encuentra en la misma red doméstica. A través de alguna aplicación de escritorio (por ejemplo, Qfinder Pro para QNAP) o directamente accediendo a la IP del NAS desde el navegador web, podemos entrar dentro del sistema operativo y configurar el dispositivo. Además, podemos acceder a los directorios de las carpetas compartidas dentro del centro de recursos en red o conectándonos mediante algún protocolo (samba, NFS) a través del gestor de archivos. Haciendo esto entraremos en las carpetas compartidas y navegaremos por ellas como si lo hacemos con las carpetas de nuestro disco duro interno aunque primero evidentemente tenemos que tener el NAS ya configurado, con los usuarios y las carpetas creadas. Desde el mítico Nautilus, podemos pinchar en «Otras direcciones», «Conectar al servidor» y ahí añadir el directorio completo de la carpeta antecedida por la IP, usando el protocolo Samba o NFS. Por ejemplo:

smb://192.168.1.45/Datos_1/Borradores_y_cortos
nfs://192.168.1.12/NAS/Compartidos

Ahora bien, si queremos ver un archivo de vídeo largo como puede ser una película de dominio público (por ejemplo, M, el vampiro de Düsseldorf dirigida por Fritz Lang en 1931) lo más probable es que queramos disfrutar del contenido en un sofá delante del TV y con un bote de palomitas. Aquí es donde entran los centros multimedia, los DLNA, los software de transcodificación y en general los sistemas de streaming. Esta guía está dedicada a la comunicación local de archivos entre el NAS y una SBC y por tanto el medio empleado ha sido Kodi, un software de código abierto, multiplataforma, multilingüe y que cuenta con una poderosa comunidad detrás y un amplio repertorio de plugins. En el caso de decantarnos hacia la reproducción en Internet o incluso la transcodificación, también puede ser recomendable echar un vistazo a Plex u otros programas ofrecidos en los repositorios oficiales del NAS. Plex no es software libre pero es un reproductor de medios muy utilizado que cuenta con integración con proveedores de contenido en linea y acceso a servicios de almacenamiento en la nube.

Hay que comentar que algunos dispositivos de la marca QNAP disponen de salida HDMI que permiten conectar el NAS con el televisor, un monitor o cualquier dispositivo que tenga estos conectores de entrada. Por ejemplo, el modelo TS-462 cuenta con un HDMI 2.1 que permite reproducir directamente en 4k a 60Hz y algunos modelos más antiguos ya contaban con una salida HD. Hace un tiempo, debido a problemas de patentes el programa Kodi fue retirado del repositorio oficial. Éste podía ser instalado a través de un repositorio no oficial, el de qnapclub. No obstante, durante un tiempo, éste estuvo desactualizado y sin una firma digital válida y la propia web a veces aparece caída así que decidí buscar una alternativa más segura ya que los programas de reproducción con los que contaba el QNAP no eran capaces de reproducir todos los códecs. Mi solución fue optar por esta segunda vía, es decir, instalar Kodi en otro dispositivo y acceder a la carpeta del NAS sólo para reproducir medios digitales.

La configuración del NAS va a depender de la marca ya que muchas usan sus propios sistemas operativos, pero en general, hay unos puntos de recomendación general. En este primer apartado me he pasado en el QTS del QNAP, pero los otros sistemas no deben diferir mucho.

  1. Crear dos usuarios. Uno con permisos de administrador (root) y otro con sólo permisos de lectura, lo que podemos denominar un usuario invitado o un simple observador. El primero será el usado para acceder a través del PC, el segundo sólo y exclusivamente a través de medios de reproducción, de esta manera evitaremos borrar o modificar de manera accidental archivos si pudiera ser el caso. Algunos vienen con un sistema root de fábrica. Aquí recomiendo crear un administrador con otro nombre, inhabilitar el usuario root original y crear además el usuario observador. También podemos crear grupos de usuarios para gestionar los permisos e incluso un tercer usuario invitado si queremos que otra persona pueda acceder a ciertos archivos.
  2. Configurar las carpetas compartidas. Crear carpetas y editar los permisos. En QTS por ejemplo, tenemos todas estas opciones desde el Panel de Control, en la sección Privilegio, aparecen usuarios, grupos de usuarios y Carpetas compartidas.
  3. Habilitar Samba/NFS. Ambos son sistemas de almacenamiento remoto. El usuario con sólo permisos de lectura puede ser una buena opción para samba ya que requiere una autentificación. En el caso de NFS, éste se hará por ip. Para habilitar las redes hay que ir al menú «Win/Mac/NFSWebDAV». La habilitación del servicio de archivo para redes de Microsoft es el samba propiamente dicho. Para activar el NFS, debemos ir a la pestaña Servicio NFS. Según la versión, podremos habilitar las versiones 2/3 o la v4. Después de activar el protocolo, tendremos que volver a Carpetas compartidas, pinchar en la opción de Editar permisos de carpetas compartidas y en el menú «Seleccione el tipo de permiso», pinchar el «Acceso al host NFS». Ahí podremos configurar los derechos de acceso y las direcciones ip desde la cuales se puede acceder (así como los permisos). De momento conviene elegir la dirección de la futura Raspberry y la de nuestro ordenador. Deben ser por tanto direcciones ip fijas configuradas manualmente dentro de la red local. El tema de Squash es importante porque puede considerarse casi equivalente a los permisos de usuarios que tenemos en Samba. Con este menú podemos hacer que la conexión desde una ip concreta sólo tenga permisos de invitado (guest) mientras que la que se realiza desde el ordenador puedan salvaguardar los permisos de escritura.

Con esto, ya podemos acceder bien desde el ordenador o bien desde cualquier dispositivo. Si no deseamos usar los dos, debemos optar por habilitar uno ambos. En cualquier caso, la Raspberry es compatible con ambos protocolos.

Parte 2. Instalación de LibreELEC en un SBC

En esta segunda parte hablamos de los SBC y LibreELEC. Los SBC (Single-Board Computer) son ordenadores de placa única como el ya mencionado Raspberry Pi y sus alternativas (como Banana Pi, Orange Pi o Pine64). LibreELEC es una distribución Linux, bifurcación de OpenELEC, que está diseñado para el uso exclusivo de Kodi. Al arrancar el sistema, éste nos llevará directamente al menú Kodi, en un sistema sin escritorio ni pantalla de login, que ahorra recursos innecesarios para enfocar toda la memoria hacia este software. LibreELEC fue lanzado en 2016 bajo la licencia GPLv2. La última versión en la que se escribe esta guía es Nexus. Permite su instalación en muchos dispositivos ARM y x86-64 pero está especialmente diseñada para Raspberry y otros SBC forjados bajo Allwinner, Rockchip o Amlogic.

Dentro de la web podemos ver un software, LibreELEC USB-SD Creator, que nos permite grabar la imagen ISO del sistema directamente en un medio extraíble. A través de un adaptador USB con ranura μSD, conseguí quemar la imagen en una μSD de 32GB. Después de tener problemas con una μSD más potente, decidí probar tal y como recomiendan con una μSD HC en lugar de una μSD XC y el error que me aparecía al reiniciar el dispositivo desapareció. Con la imagen instalada, simplemente debemos insertar la tarjeta en la ranura de la Raspberry y arrancar. Es tan sencillo como esto. El paso más complicado va a ser tratar de configurar la conexión, ya que tendremos que conectar el SBC a la red wifi y puede ser un proceso largo y tedioso si no tenemos un teclado usb y un ratón que nos ayuden en los primeros pasos.

a) Activar y configurar la conexión inalámbrica

Mi opción fue habilitar el SSH desde el menú Kodi, en la sección servicios y conectar el dispositivo al router por ethernet. Desde el ordenador con Putty o desde la terminal, podemos acceder a la frambuesa con el siguiente comando, sustituyendo ip por la dirección de la Raspberry:

ssh root@ip
ssh root@192.168.1.8

La contraseña por defecto ha sido librelec pero si ésta no funciona, visita la web para estar al corriente de los cambios realizados. Una vez dentro introducimos paso a paso los siguientes comandos:

connmanctl
agent on
scan wifi
services

El último comando nos mostrará una serie de servicios de wifi. Una vez tengamos identificada nuestra red por el nombre debemos conectarnos mediante el comando siguiente, completando el comando wifi_X por la serie que corresponda. Podemos copiar y pegar el id o bien escribir los primeros dígitos y con el tabulador hacer que la propia terminal nos escriba el resto.

connect wifi_XXXXXXXXXXXXXXXX

Después de esto, ya tenemos conectada la Raspberry al wifi casero sin necesidad de meter una kilométrica linea de números, letras y símbolos en cuclillas delante de la tele. La razón por la que uso este modo es que muchas veces algunos de los símbolos usados en las contraseñas no aparecen en el teclado o se confunden con otros y repetir el proceso en caso de error puede ser muy frustrante.

b) Cambiar contraseña

También es útil cambiar la contraseña que viene por defecto (que suele ser simplemente libreelec). Para ingresar la nueva contraseña del usuario administrador hay que añadir el siguiente comando:

sudo passwd root

Dicho esto, habiendo activado SSH y Samba, podemos navegar por el menú kodi y empezar a añadir directorios. Podemos hacerlo por samba o por NFS. Por Samba nos pedirá el usuario y la contraseña y en este caso sería prudente usar un usuario sin permisos de administrador. En ambos casos, una posible dirección escrita manualmente quedaría así para Samba y NFS respectivamente:

smb://192.168.1.8/Carpeta_Compartida
nfs://192.168.1.8/Carpeta_Compartida

Parte 3. Conexiones y control remoto

Tal y como se ha establecido en esta guía. Debemos tener por un lado, un NAS conectado al router mediante un cable ethernet (o bien mediante conexión inalámbrica si el modelo lo permite y el usuario lo requiere). Por otro lado, una SBC (Rasbperry Pi 4B u otra) conectada al router mediante wifi o ethernet y a la TV o un monitor con un cable HDMI (concretamente un cable miniHDMI a HDMI). Después de ambas configuraciones es recomendable reiniciar ambos dispositivos y comprobar que ambos están bien conectados y la carpeta o carpetas compartidas desde el NAS se pueden ver y reproducir desde el menú de Kodi. Llegados aquí una opción interesante puede ser contar con una aplicación o dispositivo que sirva como mando de la TV, ya que el mando a distancia o no suele estar adaptado a este tipo de menús o directamente no es compatible. Existen apps, incluyendo oficiales y de terceros. Tenemos Kore, Yatse y Official Kodi Remote. También hay dispositivos externos que permiten hacer este tipo de trabajo pero por su precio me he decantado por hacer uso de estas aplicaciones en mi dispositivo Teracube con /e/ instalado. Por ejemplo, la app Kore está disponible dentro del repositorio F-Droid y la de Yatse dentro del APP Lounge.

Esquema multimedia
Esquema multimedia (Cable ethernet entre NAS y router; Raspberry conectada a Router vía wifi y al TV por HDMI)

Para conectar este tipo de apps, por ejemplo, debemos tener acceso a la red doméstica y activar dentro del menú de Kodi, el servicio de control remoto vía HTTP, dentro del menú «Servicios/Control». En este submenú podemos configurar el usuario y la contraseña, algo que también debemos incorporar desde la app del móvil. Después de esto y una vez reiniciados los dispositivos, todo debe estar funcionando.  Estando el NAS conectado, podemos encender la SBC, ésta arrancará el sistema LibreELEC y se conectará de manera automática a la red doméstica. Al conectar la app, ésta también debería reconocer el dispositivo Kodi y todos los movimientos realizados en la pantalla se verán reflejados en el menú. Desde ahí podremos navegar por las carpetas, reproducir documentos, pausarlos, activar los subtítulos y todo aquello que nos permite realizar Kodi, pero desde nuestro propio móvil.

Si este paso no funciona, deberíamos primero revisar si la app nos muestra alguna indicación sobre la contraseña. Podemos ir al menú y activar las otras opciones dentro de la sección de control remoto. Si esto sigue sin funcionar podemos probar a introducir el host manualmente, revisar alguno de los pasos anteriores o consultar los manuales oficiales. En Yatse por ejemplo, incluyen un plugin adicional compatible con Kodi que puede solucionar algunos problemas de conexión. Después de esto, hay algunos usuarios que si por ejemplo, usan NFS deciden desactivar Samba y SSH, es decir, todos aquellos servicios que ya no vayan a usar. Podemos activar de nuevo el SSH desde el menú cuando por ejemplo, queramos hacer una modificación importante, actualizar el sistema desde la terminal o decidamos cambiar la contraseña del wifi por cualquier motivo. Espero que esta guía os haya sido de utilidad para tener una idea general o un modelo para aquellos que quieran montar su centro multimedia y no saben por dónde empezar.

Suscríbete


Indíquenos su correo. Le avisaremos con cada nueva entrada.

Boletín libre de spam. Su correo está seguro con nosotros. *

Deja un comentario